COMO COMPRENDER UNA ANALITICA

 

Realizarse una analítica anual debería ser algo obligado para todos, más si cabe, si hacemos actividad física o si tenemos la intención de empezar a realizarla; a través de ella podemos detectar si tenemos riesgo de padecer algún problema de salud a la hora de realizar ejercicio.

 

Parámetros que nos indican riesgo cardiovascular

 Colesterol: Total (más de 200); la información del colesterol total es relativa y hay que analizarla teniendo en cuenta el HDL, el llamado “colesterol bueno” que puede que esté elevado, lo cual es positivo, y sin embargo va a hacer que el colesterol total salga alto, lo cual puede llevarnos a error; con (menos de 40 es factor de riesgo cardiovascular). El “colesterol malo” es el LDL (más de 130, significa riesgo cardiovascular).

Según ACSM (American College of Sports Medicine) mediante la fórmula COLESTEROL TOTAL/HDL podemos saber de forma más exacta si hay riesgo cardiovascular (menos de 3,5 no sería riesgo; entre 3,5 y 4,5 riesgo moderado y más de 4,5 riesgo elevado).

Glucemia: en ayunas, más de 110 significa riesgo cardiovascular.

Cuando en nuestra analítica aparezca alguno de estos parámetros con valores por encima de la normal, habría que visitar al médico antes de realizar ejercicio físico intenso.

 

Parámetros que nos indican cuidado con el ejercicio físico intenso

Creatinina (degradación de la creatina, una sustancia de desecho producida por el metabolismo de los músculos) con unos niveles elevados, deducimos que nuestros riñones no están filtrando correctamente esa sustancia de desecho porque estamos entrenando demasiado intenso y no recuperamos adecuadamente. (típico en deportistas de resistencia).

Urea (mide la concentración de ácido ureico en la sangre, fruto de la degradación de las proteínas); tanto por exceso como por defecto puede indicarnos una dieta excesiva o pobre en proteínas y está relacionada con posibles fallos renales (típico en deportistas de fuerza).

Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de planificar los entrenamientos, los cuales no podrían ser de una intensidad elevada y prolongada en el tiempo ya que el cuerpo no procesaría de forma adecuada esa intensidad de trabajo.

Ácido úrico: Es un compuesto químico que se crea por la descomposición de unas sustancias llamadas purinas, las cuales se encuentran en algunos alimentos y bebidas, como el hígado, las anchoas, la caballa, las judías y arvejas secas, y la cerveza. Éste ácido úrico en su mayoría se disuelve en la sangre y termina en los riñones para su eliminación a través de la orina. Si la concentración de ácido úrico es muy elevada o el organismo no lo puede eliminar, la persona puede enfermar (hiperuricemia) e incluso terminar en “gota”.

El ácido úrico puede aumentar por el ejercicio físico intenso, por lo que una persona con niveles elevados tiene que tener cuidado con el ejercicio intenso.   

Hierro: La ferritina es la principal proteína que almacena hierro. El nivel de ferritina nos va a indicar la cantidad de hierro almacenado en el organismo.

El ejercicio físico intenso y prolongado puede hacer que los niveles de ferritina bajen y eso puede causar un deterioro del rendimiento y lo que es más importante, de la salud… pero esto sólo sucederá si va acompañado de niveles bajos de hemoglobina (la responsable de la utilización del hierro y quien transporta el oxígeno); si esto sucede hay que cesar el ejercicio físico intenso y hacer un período de descarga para el cuerpo se regenere.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies